"Yo estoy interesada en lo que sería ser como tú"

Meryl Streep

Bio

Aïda Ballmann, actriz canaria de descendencia alemana, se caracteriza por sus papeles polifacéticos e internacionales. Habla castellano, alemán e inglés, fruto de una formación multidisciplinar en el mundo de la interpretación, el circo y las artes.

Concida por sus papeles en las series El tiempo entre costuras, Águila Roja, Lo que escondían sus ojos y La brigada de fenómenos y largometrajes como Lebwohl Paradies, La velocidad de nuestros pensamientos, Los europeos y The extraordinary tale, que le brindó dos premios a mejor actriz.

Bio

Aïda Ballmann, actriz canaria de descendencia alemana, se caracteriza por sus papeles polifacéticos e internacionales. Habla castellano, alemán e inglés, fruto de una formación multidisciplinar en el mundo de la interpretación, el circo y las artes.

Concida por sus papeles en las series El tiempo entre costuras, Águila Roja, Lo que escondían sus ojos y La brigada de fenómenos y largometrajes como Lebwohl Paradies, La velocidad de nuestros pensamientos, Los europeos y The extraordinary tale, que le brindó dos premios a mejor actriz.

¿Por qué soy actriz?

Para contar historias sobre nuestro presente y sobre nuestra historia, sobre lo que nos preocupa y nos alegra, lo que nos enfada y lo que nos hiere. Sobre lo que supone un conflicto que aún no sabemos resolver. Sobre el camino hacia el futuro que escogemos como humanidad. Historias individuales en las que nos vemos reflejados todos, a través de las cuales nos vemos desde fuera y nos purgamos. Historias que nos motiven a la autorreflexión, a tomar conciencia que nos lleva a actuar de una forma distinta y a aligerar nuestra existencia. Historias que hablen al corazón del espectador, que despierten la tolerancia, la comprensión y la humanidad, en lugar del juicio. Historias que tengan alas para la imaginación para evadir, por un rato, la realidad. Respeto y admiro el oficio del artista por su capacidad de analizar la realidad desde fuera y convertirla en poesía. Ser artista requiere de conciencia y responsabilidad frente a la sociedad pues su mente abierta define nuevas corrientes y estructuras mentales.